Arquitectura bioclimática

La arquitectura bioclimática es una rama de la arquitectura que se basa en las condiciones climatológicas de cada sitio para diseñar la construcción.

Arquitectura bioclimática de la mano con la naturaleza


la arquitectura bioclimática a favor de la naturaleza

La arquitectura bioclimática parte de la idea de aprovechar los recursos naturales disponibles. Se busca disminuir el impacto en los ecosistemas, el consumo de energía y los costes, tanto ambientales como económicos.

En algunas culturas milenarias, la arquitectura bioclimática ya era parte de la sociedad y las construcciones.

Para conseguir los beneficios de este enfoque arquitectónico, es imprescindible un especialista. Se relacionan temas van desde el diseño hasta la ecología en sus formas más complejas. Un simple ladrillo o muro de carga se convierte en un elemento orgánico dentro del paisaje. Más que a nivel visual, a nivel funcional.

La arquitectura bioclimática en la economía y los ecosistemas

Es cierto que a un corto plazo el coste de una vivienda bioclimática puede ser mayor que el de una casa o edificio tradicional. Por otro lado, a mediano y largo plazo se vuelve mucho más rentable.

Por ejemplo, se puede ahorrar electricidad porque la construcción cuenta con muchas ventanas que dejan pasar la luz solar. O bien, se puede ahorrar gas si la construcción está orientada hacia el sol, haciendo los espacios más calientes en invierno y más frescos en verano.

El objetivo es aprovechar todos los recursos posibles: la luz solar, la vegetación, los vientos, la captación de lluvia, la temperatura, la humedad, los niveles de radiación, la proyección urbana futura, etcétera. Una de las maravillas de este enfoque arquitectónico es disfrutar de la naturaleza.

Además de la planeación, en cuanto al diseño y la construcción en sí misma también pueden implementarse muchas medidas ecológicas, como la selección de los materiales de construcción, las pinturas o impermeabilizantes. 

Beneficios:

  • La arquitectura bioclimática previene el impacto que puede sufrir una casa ante desastres naturales. Por ejemplo, un terremoto, lluvias inclementes o temporales propios de cada estación.
  • Se disminuyen los gastos fijos, como la electricidad, el suministro de agua o del gas. La naturaleza juega a favor, de modo que es menos necesaria la ayuda de la tecnología y su consecuente precio.
  • Se busca no talar árboles ni interrumpir con el equilibrio y la armonía de los ecosistemas. El ser humano se convierte en un guardián del medio ambiente, más que un predador. 
  • Desde los materiales que se usan para construir, hasta la manera en que se planea el diseño,  se contamina menos. Hay una notoria disminución de la huella de carbono en el ambiente
  • Gracias a la utilización de materiales no tóxicos los daños a la salud de los humanos y los seres vivos que habitan cerca de la construcción son menores. 

Encuentra el mejor profesional de Arquitectura bioclimática

y explora tu camino de bienestar

 

Comenzar

Centro de preferencias de privacidad

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?