Contact Improvisación

El contact improvisación se trata de una mezcla de forma de baile y proceso de autoconocimiento. Su premisa es el contacto físico, sin embargo, la aproximación al entorno es mediante improvisación pura.

Contact improvisación para conectarse con el mundo


contact improvisación para despertar la consciencia

Se originó en 1972, gracias al bailarín americano Steve Paxton y su coreografía Magnesium. No hay reglas, no existe una coreografía de por medio.

Es una forma de baile que desde el punto de vista artístico podría ser muy parecido a un espectáculo de danza contemporánea, ya que sus aspectos técnicos parten de la acrobacia y la improvisación colectiva a través del contacto corporal. Sin embargo, como herramienta de crecimiento personal es una manera de encontrarse a sí mismo.

Mediante la libertad artística y la expresión de cada movimiento, la persona se desenvuelve con fluidez a través de las distintas capas de la psique y el cuerpo. Suele llevarse a cabo en parejas con distintos tipos de música. La exigencia física puede implicar lucha, abrazos, artes marciales, pasos de baile y extensiones musculares. Según el nivel del practicante se ajusta la complejidad de la danza.

¿Quién puede practicar Contact Improvisación?

Cualquier persona puede practicar esta disciplina. Por supuesto, alguien que cuente con experiencia en danza y en actividades grupales donde se involucra la coordinación probablemente lo encontrará más fácil.

Como su nombre lo dice, el objetivo del contact improvisación es relacionarse con el entorno a través del tacto y estímulos, pero de manera improvisada. La única pauta a seguir es que no hay pautas a seguir. La persona, a través de los movimientos y los vínculos que se crean con otros, puede encontrar dimensiones dentro de sí misma antes inexploradas.

Beneficios:

  • A través de los pasos de baile y los movimientos se genera armonía entre la mente y el cuerpo. A la vez se libera el estrés y cualquier tensión acumulada que pudiera estar guardada.
  • Se desarrolla la coordinación y la tonificación muscular. Los movimientos pueden ser intensos o sutiles, explosivos o recogidos, de cualquier modo el participante pone a trabajar prácticamente todos los músculos de su cuerpo.
  • Una de las ventajas del tacto mediante la improvisación es la liberación del estrés y las cargas acumuladas en la mente y en el cuerpo. La persona puede sacudirse malos tragos, heridas emocionales y hasta miedos en una sola sesión.
  • Mejora de la inteligencia corporal y social. La dinámica grupal o en parejas fomenta la apertura afectiva y las relaciones humanas.
  • Poco a poco se pueden disolver miedos. Conforme avanza una sesión se incrementa la flexibilidad articular y a nivel metafórico, creencias que pudieran ser limitantes.

Encuentra el mejor profesional de Contact Improvisación

y explora tu camino de bienestar

 

Comenzar

Centro de preferencias de privacidad

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?