Vinyasa yoga

El estilo Vinyasa yoga parte de la premisa de la unión entre la respiración y el movimiento, que acompaña toda la práctica.

Vinyasa yoga para fluir en la vida

Vinyasa yoga para activar todo el cuerpo

El Vinyasa yoga es una modalidad que se caracteriza por la práctica de una serie de posturas corporales (asanas) cuya transición es fluida y dinámica. Se parte de la respiración como eje rector, ya que facilita el cambio de una posición a otra. A veces se le refiere a ella como “un solo respiro enlazado a un solo movimiento”.

La complejidad de las posturas varía según la sesión de práctica o el nivel del participante, pero el objetivo además de generar una fluidez desde el comienzo hasta el final, es retar al cuerpo paulatinamente para superar limitaciones y alcanzar una conexión profunda con el ser interior y el entorno.

¿Cómo es una clase de Vinyasa yoga?

En 60 minutos de esta forma de yoga se incluyen posturas suaves y relajadas, pero también inversiones, torsiones y posiciones que demandan una alta fortaleza muscular y concentración mental. La idea es preparar al cuerpo para la meditación final (savasana), el verdadero objetivo del yoga.

No es necesario tener experiencia en la práctica. El Vinyasa yoga es ideal para principiantes, quienes poco a poco van superando límites. En ocasiones esos mismos límites son autoimpuestos o provienen de creencias irracionales. La idea es avanzar conforme pasan las sesiones. En una misma clase puede ser que haya alumnos muy avanzados y algunos que apeas comienzan.

Beneficios:

  • A través del Vinyasa yoga es posible disminuir los niveles de estrés que genera la vida cotidiana. Es una forma de liberarse de la ansiedad, de los pensamiento derrotistas, preocupaciones del futuro y arrepentimientos del pasado. Como todos los estilos de yoga, se busca vivir en el momento presente, disfrutarlo y honrarlo.
  • Mejora la postura y la consciencia corporal. Todas las partes del cuerpo trabajan para lograr una u otra postura. Es una especie de meditación en movimiento y trabajo en equipo.
  • Aumenta la flexibilidad, la elasticidad, la fuerza y el tono muscular. Es ideal para prevenir lesiones que se generan en deportes de alto impacto, o bien, como parte del tratamiento de recuperación si así lo recomienda un experto.
  • Se experimenta paz interior. Esto va de la mano con la motivación de logro y con la superación de retos personales a través de las diferentes posturas. La persona se siente bien consigo misma durante y después de una clase. Es un espacio seguro para sentirse libre.
  • El Vinyasa Yoga aumente la capacidad cardiopulmonar. Aunque no es una forma de yoga tan vigorosa como el Ashtanga, también implica un compromiso con la resistencia física, la respiración y el flujo sanguíneo.

Encuentra el mejor profesional de Vinyasa Yoga

y explora tu camino de bienestar

 

Comenzar

Centro de preferencias de privacidad

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?