Bikram Yoga

Como otros estilos de yoga, el Bikram Yoga se basa en la repetición de distintas posturas corporales o asanas, sin embargo, la gran diferencia es que se practica a una alta temperatura, en salones climatizados a aproximadamente 40 grados.

El Bikram Yoga se practica a altas temperaturas


Bikram yoga entre calor, asanas y sudor

Lleva ese nombre gracias a su fundador, Bikram Choudhur, quien desarrolló y patentó la técnica. Consiste en desarrollar una serie de 26 posturas, incluyendo un ejercicio de respiración al inicio y otro al finalizar cada sesión. 

Otra particularidad es la secuencia de las posturas. Es inalterable, al menos en su versión más estricta. Las clases duran una hora y media. Durante éstas se realizan posturas de pie, posturas de equilibrio, posturas de estiramiento, posturas sentadas y posturas en el suelo.

Como en toda forma de yoga, el savasana, o la postura del cadaver, es el objetivo final de toda la clase. Alcanzar la quietud mental y corporal, lograr el silencio interno.

Bikram yoga, mucho calor y sudor

Pese al calor y al abundante sudor que se genera durante la práctica, la persona no debe beber agua para hidratarse cuando le plazca, pues la secuencia de posturas está diseñada para llevar al organismo a un determinado nivel de consciencia y si se altera pierde su efectividad.

Es muy importante que los alumnos practiquen esta modalidad del yoga con un experto. Quienes padecen alteraciones de la tensión sanguínea no deben aventurarse a este tipo de yoga sin antes consultarlo con un médico.

Beneficios:

  • Favorece la depuración de toxinas. Las altas temperaturas aceleran el sudor, sin embargo, éste no debe confundirse con la pérdida de peso. Lo que disminuye durante una sesión es el nivel de agua en el cuerpo y las toxinas. Por eso es tan importante mantenerse hidratado.
  • El calor tiende a fastidiar, por eso se desarrolla la tolerancia a la frustración. La persona que toma una sola clase puede que la encuentre pesada o que se rinda a la mitad. Es normal. Con el tiempo aguantará más, sobre todo si un profesor especialista guía el proceso.
  • Alivia el estrés, ya que exige un alto nivel de concentración y atención plena. Esto ayuda a desconectar a la mente de cualquier problema. Además, al tratarse de un ejercicio vigoroso, se secretan endorfinas y neurotransmisores que producen felicidad y liberan tensión.
  • Luego de una sesión es normal dormir mejor. La calidad del sueño aumenta y disminuyen los niveles de fatiga.
  • Aumenta la flexibilidad, desarrolla el tono muscular y mejora la calidad de la piel. Esto se debe a una combinación entre las altas temperaturas y el ejercicio en sí.

Encuentra el mejor profesional de Bikram Yoga

y explora tu camino de bienestar

 

Comenzar

Centro de preferencias de privacidad

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?